Análisis del triunfo de los Steelers 36-10 contra Bengals

Pocas cosas son tan constantes en la NFL como el dominio que han tenido los Steelers contra los Bengals en los últimos años. Y este partido fue un claro reflejo no sólo de esa tendencia, sino de que el equipo de Mike Tomlin puede lucir dominante de principio a fin.

Sin duda esta ha sido una de las mejores actuaciones del equipo en toda la temporada y Pittsburgh mantiene su paso perfecto en el 2020. Te dejamos el análisis de este encuentro:

Impresiones del partido:

Brillaron los equipos especiales

Al principio del primer cuarto esta unidad fue clave para comenzar con lo que sería un dominante partido. Primero vino un balón suelto provocado durante un regreso de patada de despeje de Alex Erickson, el cual los Steelers convirtieron en tres puntos gracias a una gran patada de Chris Boswell en condiciones complicadas.

Si a eso le sumamos que Jordan Berry puso 4 patadas de despeje dentro de la yarda 20 de Cincinnati y Ray Ray McCloud tuvo un regreso de despeje de 42 yardas, podemos decir que fue una actuación fantástica en todos los sentidos.

El ataque aéreo sigue en perfecta sincronía

Si algo funciona bien en la ofensiva de Pittsburgh es la combinación casi letal que se tiene en el juego aéreo. Big Ben no sólo ha logrado aprovechar las yardas después de la recepción que pueden darle tanto JuJu Smith-Schuster, Diontae Johnson, Chase Claypool e incluso James Washington, sino que también ha explotado su velocidad en pases profundos.

En esta ocasión Roethlisberger lanzó 333 yardas con 4 anotaciones y un promedio de 7.2 yardas por intento de pase. Al menos cinco jugadores tuvieron 30 yardas y tanto JuJu, Diontae y Chase anotaron (el novato consiguió 2 TD). Pocos equipos tienen el personal para poder cubrir todas las variantes del ataque aéreo de Pittsburgh.

0-13 para los Bengals en terceras oportunidades

Ya sabemos que la defensiva es dominante, sin embargo la estadística más sorprendente de este juego es que Cincinnati no pudo convertir ninguna de las 13 terceras oportunidades que intentó en este juego. Los resultados son simplemente brutales, 9 despejes, un balón suelto y tan sólo 10 puntos de un ataque de Cincinnati que había lucido bien en las últimas semanas.

La defensiva permitió sólo 16 primeros y diez, tuvo un par de entregas de balón, se acumularon 4 sacks más (2 de T.J. Watt) y en general se frenó en seco completamente al rival divisional.

¿Qué se puede mejorar?

El juego terrestre

Desde hace varias semanas se nota que el juego terrestre de los Steelers no está en ritmo. La mayoría de los acarreos de James Conner suelen ganar menos de 3 yardas y si no fuera por un par de escapadas los números serían peor.

También es de preocupar que las jugadas por tierra que se usan con los receptores (como Chase Claypool) comienzan a ser predecibles para los rivales. Esta vez tampoco se superaron las 50 yardas por esta vía (44 en total) y la falta de balance puede ser un problema en contra de mejores equipos.

El momento clave del partido

El pase de TD a JuJu Smith-Schuster en el segundo cuarto

Ese fue el momento en el que los Steelers decidieron cerrar la puerta y evitar cualquier tipo de intento de regreso de Cincinnati. Los Bengals acababan de anotar y acercarse 12-7 al principio del segundo cuarto, sin embargo con una serie dominante de 7 jugadas y 78 yardas, que culminó en una recepción de anotación de 8 yardas de JJju, el equipo anotó 24 puntos sin respuesta, lo cual definió la novena victoria de la campaña.

El MVP del juego

Ben Roethlisberger - QB

Es difícil no tener los reflectores cuando lanzas para más de 300 yardas y cuatro anotaciones, pero Big Ben estuvo en pleno control de esta ofensiva y se encargó de atacar todas las debilidades de los Bengals. La sincronía que mostró con el cuerpo de receptores son una de las principales razones de optimismo en que esta ofensiva puede doblar a casi cualquier defensa de la NFL, como también lo vimos contra los Ravens hace un par de semanas.

Conclusiones 

Los Steelers necesitaban un partido así, en donde el dominio fuera claro de principio a fin. El equipo de Mike Tomlin demostró una vez más (la primera fue contra Cleveland) que puede ser una aplanadora y mandó un claro mensaje al resto de la NFL que, por lo menos hasta el momento, siguen teniendo el control de la liga y que será complicado que alguien les arrebate no sólo la división, sino el control de la Conferencia Americana.

Este es un proceso de paso a paso, pero por lo menos el domingo los Steelers nos mostraron una de las facetas más dominantes que pueden tener.

Game action photos from the Steelers' Week 10 game against the Cincinnati Bengals at Heinz Field

Advertising