Análisis de la derrota de los Steelers 15-26 vs Buffalo

Por segunda semana consecutiva los Steelers perdieron. Y a diferencia del juego contra Washington, en esta ocasión fueron dominados por gran parte del encuentro por los Bills quienes no sólo descifraron la forma de contener a la ofensiva, sino que también mostraron algunas debilidades de la defensa.

En este momento los Steelers ya no son el mejor equipo de la AFC, pero al menos matemáticamente están calificados a los Playoffs. Este es el análisis del duelo contra los Bills:

Pésima noche para la ofensiva

Por fin llegó el partido que iba a dejar más dudas que satisfacciones. Los Steelers siguen sin ejecutar y continúan soltando pases sencillos (lo cual le costó a Diontae Johnson tiempo de juego). Los rivales se aprendieron los pases rápidos que daban una sensación de seguridad en el juego aéreo. La ofensiva sólo pudo convertir un 10% de las terceras oportunidades que enfrentó (1 de 10). Además esta ofensiva fue responsable de generar puntos en contra por el pick six de Big Ben.

Una vez más no se superaron las 50 yardas por tierra (fueron 47 con un terrible promedio de 2.8 yardas por acarreo). 10 series ofensivas terminaron en despeje o entrega de balón. Los Steelers no tiene balance ni confían en un juego terrestre que parece que no existe. Pero tampoco tienen explosividad a la ofensiva, simplemente son pases cortos con la esperanza de que un receptor rompa una tackleada y se convierta en una jugada grande. El pase profundo no genera mucho peligro.

La defensa no tuvo respuestas para Stefon Diggs

La primera mitad de este partido la defensiva de los Steelers fue bastante dominante. De hecho sólo permitieron un gol de campo a uno de los ataques más explosivos de la liga, además de que se generaron dos entregas de balón (una de ellas puso a la ofensiva en posición de anotar los primeros puntos del encuentro).

Sin embargo el ataque de los Bills comenzó a despertar una vez que encontraron a su mejor hombre, el receptor Stefon Diggs, en diferentes lados del terreno de juego. El cuadro de Keith Butler no pudo contener al ex receptor de los Vikings, quien terminó la noche con 10 recepciones, 120 yardas y una anotación, sin embargo fue el jugador que constantemente movió las cadenas durante la racha de 23 puntos sin respuesta de los Bills.

¿Cuál es el verdadero nivel de este equipo?

Justo esa es la pregunta que muchos aficionados se hacen en este momento. ¿volveremos a ver a los Steelers dominantes que aparecieron por parte de la racha de 11 victorias al inicio de la temporada? ¿El equipo que hemos visto en las últimas semanas es la realidad?

Me parece que en este momento los Steelers están lejos de ser un equipo contendiente, a pesar de la marca de 11-2. Sin juego terrestre, con una gran defensiva que simplemente no puede ganar sola los partidos y con un ataque que por momentos se ve como la ofensiva del año pasado (si, esa imagen de terror de 2019), Pittsburgh está lejos de lucir como un equipo de Super Bowl y el juego del próximo lunes contra los Bengals no será un termómetro claro. Los verdaderos Steelers se verán al final de la temporada, en contra de equipos de Playoffs como Indianapolis y Cleveland.

¿Qué se puede destacar?

Nuevo récord para la defensiva

Los Steelers consigueron la racha más larga con al menos un sack. Ya son 70 partidos, rompiendo el empate que tenían con los Buccaneers de finales de los 90 y esto habla de una constante de la defensiva de Pittsburgh: presión al quarterback, algo que hicieron bien este domingo por la noche.

El momento clave del partido

El pick six de Ben Roethlisberger en el segundo cuarto

Con el partido bajo control, a menos de un minuto del descanso y con la oportunidad de ampliar la ventaja de 7-3 en ese momento. Big Ben cometió un grave error al lanzar un pase corto a JuJu Smith-Schuster que Taron Johnson leyó a la perfección y regresó 51 yardas hasta la zona de anotación.

Esos fueron 6 de 23 puntos sin respuesta que anotaría Buffalo y la diferencia entre ir ganando y perdiendo al medio tiempo. Los Bills tendrían la primera posesión en el tercer cuarto y terminaron anotando, lo cual puso el encuentro cuesta arriba.

El MVP del juego

Mike Hilton - CB

Por mucho el mejor hombre de los Steelers en este partido. No sólo interceptó un pase, el cual fue desviado por la línea defensiva, sino que también provocó un balón suelto en el segundo cuarto que el equipo convirtió en puntos.

Conclusiones 

Esta es una derrota que debe de preocupar al equipo. No sólo fue en contra de un rival al que probablemente se encuentren en Playoffs, sino que es la primera vez en más de un mes que los Steelers enfrentan a un equipo completo, que es contendiente para pelear al Super Bowl. Lo peor es que el dominio de Buffalo fue casi absoluto en todos los niveles: su ofensiva tuvo el balón por más de 35 minutos, la defensiva dejó en 4.1 yardas por jugada al equipo y se mostró que los Steelers tienen que mejorar bastante para ser considerados contendientes.

¿Se acabó la temporada? No, pero este partido deja en claro que Pittsburgh necesita arreglar bastantes cosas, incluyendo una de las ofensivas más predecibles de toda la NFL, si es que quieren evitar salir en las primeras rondas de Playoffs. Este partido es un golpe de realidad de un equipo que es bueno, pero que en estos momentos no puede ser considerado uno de los mejores en la NFL (y que fue dominado por uno de los contendientes de la AFC).

Game action photos from the Steelers' Week 14 game against the Buffalo Bills at Bills Stadium

Advertising