Viendo hacia atras a 1976

No es la primera vez que los Steelers empiezan una temporada con 1-4 y pierden a su quarterback titular. El equipo de 2019 podría voltear a ver la gran historia de esta franquicia y encontrar inspiración en, para muchos, el mejor equipo que ha visto Pittsburgh en su historia: los Steelers de 1976.

Esos Steelers de Chuck Noll comenzaron la temporada 1-4 y con actuaciones defensivas muy por debajo de lo que esperaban. Ese equipo también perdió por lesión toda la temporada a su quarterback titular, Terry Bradshaw. A ese equipo también lo descartaron tras una dolorosa y cerrada derrota contra un rival de la división, en ese entonces la AFC Central.

Pero gracias a una defensiva dominante que simplemente borró a sus rivales, además de que es hasta ahora el único equipo en dejar a sus rivales en 0 puntos durante tres juegos consecutivos en la historia de la NFL, lograron superar las expectativas y meterse a playoffs. Tuvieron dos corredores de más de mil yardas, Franco Harris y Rocky Bleier, aunque ninguno pudo disputar la final de conferencia contra los Raiders y cayeron en Oakland 7-24.

Durante su racha de nueve victorias esta defensiva no permitió un TD en ocho juegos, algo que luce imposible de replicar en la NFL moderna, sin embargo el mensaje es que en Pittsburgh siempre se puede confiar en que la defensiva pueda ayudar a cambiar la narrativa del equipo, algo que poco a poco estamos viendo en los Steelers del 2019.

De nuevo, no estoy comparando equipos, sólo creo que esos Steelers pueden servir de inspiración para esta nueva generación. Mason Rudolph no necesita hacer lo que la leyenda a la que por ahora reemplaza, simplemente manejar los partidos como lo hizo el suplente Mike Kruczek ese año. La ofensiva terrestre necesita despertar y ayudar al ataque.

Pero lo más importante es que poco a poco la defensa de este año está tomando el control. Los Steelers son de los mejores equipos presionando a los QB rivales y generando entregas de balón. Atrás quedaron esas actuaciones en donde eran completamente vulnerables en todos los sentidos.

Aún quedan 10 partidos en la temporada 2019 y la lección simplemente es no darse por vencidos. Al igual que los Steelers del 1976, sólo basta que la defensiva tome el control para cambiar la historia. Y si algo hemos visto esta campaña es que poco a poco el cuadro que entrena Keith Butler está mejorando cada semana y al nivel de la expectativa que se tiene con el talento que hay ahí.

Y, tal vez, los Steelers del 2019 encuentren la forma de ser recordados en la gran historia de este equipo.

Related Content

Advertising