Minkah Fitzpatrick, la "primera" selección de los Steelers en 2020

Para nadie es sorpresa que los Steelers no tendrán pick de primera ronda en el Draft 2020. De hecho esta será la primera vez desde 1967 que el equipo no seleccionará a ningún jugador en la primera ronda. 

La razón es por que a principio de la temporada 2019 el equipo cedió su pick de primera ronda a los Dolphins por el safety Minkah Fitzpatrick, que llegó a la liga un año antes. Para muchos, incluyendo al coach Mike Tomlin, esa fue la primera selección del equipo en este Draft. 

Y personalmente creo que fue una decisión correcta, aunque en su momento se veía un poco polémico. Fitzpatrick fue la pieza clave que hizo de las defensiva de los Steelers una de las mejores de la NFL y además de ser All-Pro esta temporada su impacto fue inmediato, con 5 intercepciones, 1 TD y dos balones sueltos recuperados.

Rara vez un novato tendrá una actuación tan sorprendente en su primer año con el equipo. Y lo mejor es que Minkah Fitzpatrick sólo tiene 23 años y aún puede mejorar como jugador, con el potencial de ser uno de los mejores safeties de la liga. 

Por eso también aprovechamos este espacio para traerte un poco más sobre la historia de Minkah y como llegó a ser este gran jugador de NFL. Y sin duda una de sus atributos principales es la disciplina y dedicación que tiene para nunca estar satisfecho, sin importar los resultados. Fitzpatrick es el primero en llegar a los entrenamientos y el último en irse, a pesar de cualquier situación.

De hecho su familia lo perdió todo durante las inundaciones en New Jersey cuando estaba en la preparatoria y lo único que rescató Fitzpatrick de su casa fue el libro de jugadas de su equipo.

Una vez en la universidad de Alabama, lo ganó todo. Fue dos veces campeón nacional, dos veces All-American y uno de los mejores jugadores de su equipo, algo bastante complicado con la cantidad de talento que tiene el equipo de Nick Saban. Por eso fue seleccionado por los Dolphins con el pick 11 del Draft NFL 2018

Minkah Fitzpatrick es más que un atleta, al menos esa es la mentalidad que le ha inculcado su familia. Su compromiso por todo lo que hace es más que sobresaliente y está listo para convertirse en un ícono para Pittsburgh, tanto dentro como fuera del terreno de juego.

Advertising