James Harrison, el hombre de acero

Algunos jugadores de la NFL son como los buenos vinos: entre más pasa el tiempo mejor rendimiento tienen. Pocos pueden presumir que son titulares y relevantes a los 39 años de edad y William Gay está en esa selecta lista.

El líder de la defensiva de los Steelers ha desafiado al padre tiempo y continúa siendo uno de los mejores jugadores defensivos en la NFL. A pesar de que sus snaps son limitados, Harrison ha evolucionado en un jugador defensivo bastante efectivo que puede tanto presionar al quarterback como estar en cobertura.

Y no es por nada que Pro Football Focus lo calificó como el número 11 entre los mejores pass rushers de la NFL en 2016. Pero, ¿cómo ha logrado Harrison mantenerse vigente y efectivo? Aquí algunas razones:

1.- Sus entrenamientos.

Si hay alguien que sorprende en la forma en que se prepara para la temporada de NFL es James Harrison. Las rutinas de ejercicio que realizan son brutales y la mayoría de los jugadores de la liga no se atreven a hacerlas. El Instagram de Harrison es un tributo a la dedicación que tiene el linebackes para estar listo temporada tras temporada.

2.- Una determinación única.

Eso sólo es un reflejo de la mentalidad ganadora que tiene. Harrison no fue seleccionado en el Draft y llegó a la liga como agente libre en 2002. A pesar de que no tuvo muchas oportunidades, el linebacker decidió trabajar más duro que cualquier defensivo y se ganó un lugar en Equipos Especiales. En sus primeros cuatro años en la liga tuvo actividad limitada, con tan sólo ocho juegos de titular. El resto de la historia ya la conocen.

Harrison no estaba listo para el retiro en 2014 y encontró un nuevo objetivo con los Steelers: volver a poner a su defensiva como una de las mejores, justo como lo fueron cuando llegaron a tres Super Bowls en los últimos 12 años.

3.- Una presencia intimidante.

Los jugadores ofensivos le tienen miedo a James Harrison, sin importar que tenga 39 años de edad. Harrison es conocido como uno de los golpeadores más fuertes y atacar la zona que cubre el linebacker hace temblar a cualquiera. El mensaje que quiere mandar es muy claro: nadie va a pasar sobre él y sobre el resto de la defensiva de los Steelers.

Harrison es el último eslabón de la gran defensiva de los Steelers en los 2000. Es el hombre que lo ha ganado todo: Jugador Defensivo del Año en 2008, tiene dos anillos de Super Bowl y el TD defensivo más largo en la historia del juego por el Trofeo Vince Lombardi (esa increíble intercepción contra Kurt Warner en los segundos finales del segundo cuarto en el Super Bowl XLIII) y sin embargo aún le quiere dar más a este equipo.

Pittsburgh es un sinónimo de defensiva, y una de las funciones de James Harrison es transmitir esa mentalidad a la nueva generación de Steelers. Cada entrenamiento, cada jugada espectacular, cada discurso que da es un mensaje claro para Cameron Heyward, Bud Dupree, Ryan Shazier e incluso T.J. Watt: Ustedes deben de continuar con esa tradición de defensiva.

Y parece que Harrison está muy lejos de terminar su carrera en la NFL. Quien lo ve jugar o entrenar está convencido de que encontró la fuente de la eterna juventud. "No se ve que su nivel disminuya. Incluso se ve mejor que antes y todos deberíamos hacer lo mismo que él", fue lo que dijo Ben Roethlisberger sobre el linebacker en una entrevista con MMQB al final de la Temporada 2016.

Sólo 5 jugadores defensivos han podido superar la barrera de los 40 años y seguir en activo. Yo creo firmemente que James Harrison, jugando y entrenando como lo ha hecho, será el sexto. Y esas son muy buenas noticias para los Steelers.

Sobre el autor: Ulises Harada Carranza es fundador de Primero y Diez. Tiene una trayectoria de 9 años escribiendo sobre NFL y cobertura en múltiples Super Bowls y eventos de la liga. Puedes seguirlo en Twitter en @ulisesharada

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising