Colbert no está de acuerdo con la percepción del vestuario de los Steelers

INDIANAPOLIS - Para Kevin Colbert, un problema no es un problema si se reconoce y si se maneja de la manera correcta.

El NFL Combine 2019 está en marcha y la evolución de este evento se refleja en el deporte, en la liga, en los jugadores, entrenadores, y en lo público que se ha vuelto.

Hace tiempo el NFL Combine no era más que una reunión diseñada para obtener y compartir información médica y algunas estadísticas básicas sobre prospectos para el equipo. Ahora el NFL Combine ocupa todo un Estadio (Lucas Oil Field), la mayoría de Centros de Convenciones de Indiana y todos los hoteles del centro de Indianápolis. Era un evento ignorado por los medios de comunicación y por los aficionados. Ahora el Combine es cubierto por el sitio web de cada equipo, por las cadenas de televisión nacionales, por las estaciones de radio y por múltiples medios locales de cada equipo. También, antes algunas series de drills se realizaban en privado ahora están abiertos para un número limitado de aficionados, algunos se televisan, y a veces en vivo.

Así ha cambiado el Combine. En cuanto a los jugadores siempre ha sido un evento muy importante con un movimiento continuo, y Colbert habló sobre la importancia de mantenerlo controlado. Él lo ve como algo importante para los Steelers y para la NFL en general.

"Queremos que los jugadores se conviertan en grandes jugadores, jugadores de Pro Bowl, jugadores del Salón de la Fama, pero creo que lo que estamos aprendiendo es que se trata de un mundo diferente", dijo Colbert. "Lo que estamos haciendo aquí ahora en el Combine, hace 30 años no sucedía, por lo que es un mundo diferente. Las redes sociales han cambiado las cosas, el mercadeo ha cambiado las cosas, por lo que tenemos que hacer un mejor trabajo manejando a los jugadores mientras se convierten en súper estrellas. Y eso es algo que creo que estamos aprendiendo en el camino. Es un poco más relevante este año, obviamente debido a la situación de Le'Veon Bell y la situación de Antonio Brown, pero la lección es que tal vez tengamos que atrapar a estos chicos cuando son jóvenes".

Tanto Bell como Brown comenzaron sus carreras en la NFL como jugadores que se encuentran debajo del radar, libres de la atención que normalmente acompaña a las selecciones de primera ronda o a los jugadores universitarios populares. Tampoco fueron titulares instantáneamente, ni exitosos de inmediato. Pero ambos trabajaron arduamente, pulieron su forma de jugar y finalmente entraron en esa escena al convertirse en el primer corredor de los Steelers y el primer receptor All-Pro desde Jerome Bettis (1996) y John Stallworth (1979).

Pero ahora la relación del equipo con estos dos jugadores parece haber terminado, con Bell listo para convertirse en un agente libre sin restricciones el 13 de marzo y recibiendo ofertas de traspaso para Brown. Ambos también han sido, y siguen siendo, muy activos en las redes sociales, y como resultado se han expresado públicamente.

"Realmente esto ha sucedido en el transcurso de dos temporadas, o una temporada y una temporada baja", dijo Colbert. "Los jugadores pasan de una mentalidad a otra, dentro de un juego, de un juego a otro, de una temporada a otra. Creo que no es raro que los jugadores hablen así. A veces no se hace público. A veces acuden a nosotros con esas peticiones. Generalmente cuando hablas las cosas, todos tienen una mejor comprensión de la situación. No estoy preocupado por eso. Nos sentimos muy cómodos con la forma en que hacemos las cosas, con la cultura que el entrenador Tomlin tiene en nuestro vestuario y con lo que la organización siempre ha defendido. Y creo que son más los jugadores que aprecian eso y entienden lo que estamos tratando de hacer a los que no lo hacen".

Ese es realmente el punto del problema para Colbert. ¿Solo porque la insatisfacción vocalizada por dos, quizás tres, jugadores (cuando hay más de 60 incluyendo el equipo activo más equipo de práctica) significa que el vestuario de los Steelers constituye un circo?

"Realmente no estoy de acuerdo con la percepción de que hay gran drama dentro del vestuario de los Pittsburgh Steelers", dijo Colbert. "El entrenador Tomlin trata a nuestros jugadores como hombres, les da la oportunidad de ser hombres y trata de hacerlos crecer no solo como jugadores profesionales de fútbol americano sino como padres, hermanos, y hombres. "Realmente, estoy en completo desacuerdo con la percepción de nuestro vestuario".

Y así, con la excepción de lo que había dicho sobre hacer un mejor trabajo de gestión de jugadores a medida que se convierten en súper estrellas, de ser más proactivos cuando ese tipo de jugadores son prometedores, Colbert se siente bastante cómodo con la forma en que los Steelers hacen sus negocios, hasta la forma en que deciden estructurar los contratos.

"En cuanto al tema de los contratos, creemos que hemos sido muy justos, creemos que hemos sido muy consistentes, y creo que nuestros jugadores lo aprecian y lo comprenden", dijo Colbert. "Si a un jugador no le gusta un contrato, no lo firmará. Y una vez que un jugador ha firmado un acuerdo, eso significa que lo ha aceptado a pesar de que pueden decir lo contrario (más adelante). Nos gusta la forma en que tratamos de hacer negocios. Creemos que somos muy justos. Somos muy competitivos. Tratamos de cuidar lo nuestro y recompensar lo nuestro por querer ser parte de nuestro equipo."

Related Content

Advertising