Advertising

Analisis Del Partido: Semana 13- Chargers vs. Steelers 

Es la primera vez que los Steelers tienen una ventaja de 16 puntos en casa y terminan perdiendo el partido. Eso ocurrió anoche en el Heinz Field en donde el equipo del coach Mike Tomlin se mostró dominante la primera mitad y desapareció por mayor parte de la segunda. Este es nuestro análisis de la derrota 33-30 contra los Chargers

La historia de dos mitades

En los últimos 30 minutos de este partido los Steelers fueron dominando casi por completo. En la primera mitad la ofensiva logró 218 yardas, 23 puntos, 14 primeros y diez y completó el 50% de terceras oportunidades. En el complemento sólo se aportó 118 yardas totales, 7 primeros y diez, un TD y no convirtieron ninguna oportunidad en tercera.

A su vez la defensiva también empezó a doblarse, ya que en el inicio del partido limitaron a los Chargers a 140 yardas totales (2 por tierra) y siete puntos, mientras que en la segunda mitad el equipo de Los Angeles no falló ninguna tercera oportunidad, lograron 83 yardas por tierra, anotaron 23 puntos sin respuesta y 26 en total.

Los equipos especiales fallaron

La diferencia de este partido la hicieron los equipos especiales. Para empezar Chris Boswell falló su quinto punto extra de esta temporada en el primer cuarto, cuando los Steelers tenían una ventaja de 13-0. Después vino el error en la cobertura de patada de despeje en el tercer cuando para permitir un regreso de anotación de Desmond King de 73 yardas que empató el partido a 23. Por último, en la última jugada del encuentro, los Steelers hicieron tres offsides consecutivos y vieron como conectó el FG del triunfo el pateador de los Chargers Michael Badgley, quien había fallado el primer intento.

No hay balance en la ofensiva

Durante la segunda mitad de este partido los Steelers sólo tuvieron 17 yardas por tierra a pesar de contar con una ventaja de 16 puntos al inicio del tercer cuarto. Una vez más el ataque de Pittsburgh recayó en el brazo de Ben Roethlisberger y en cuatro series ofensivas tuvieron tres despejes y una anotación. Los Chargers mantuvieron el control del juego y obligaron a lanzar a Big Ben 45 pases. En 2018 Pittsburgh tiene un récord de 0-3 en el Heinz Field cuando Roethlisberger tiene 40 o más pases por partido.

Imposible cubrir a Keenan Allen con un linebacker

La defensiva de los Steelers tuvo un gran pecado toda la noche: dejar en la mayoría de las jugadas a L.J. Fort en contra del receptor Keenan Allen. Por muy bien que juegues, es casi imposible que un LB cubra a un WR de forma eficiente y Allen fue casi imparable con 14 recepciones para 148 yardas, una anotación en un pase desviado por los Steelers y una conversión de dos puntos.

Se complica el panorama en la AFC North

La derrota no sólo complica el panorama de los Steelers en la Conferencia Americana, sino también lo hace en su división. En este momento tienen un récord de 7-4-1 y con medio juego de ventaja sobre los Ravens, equipo que lleva tres victorias consecutivas con el QB novato Lamar Jackson. A los Steelers aún le quedan partidos complicados contra los Patriots y Saints.

MVP del juego

Antonio Brown - WR

Por mucho fue el mejor jugador de los Steelers contra los Chargers. Tuvo 10 recepciones para 154 yardas y una anotación. Cada vez que el equipo necesitaba generar algo, sobre todo en la primera mitad, Brown aparecía.

Tendencias

A la alza

Jaylen Samuels

En acción limitada por la lesión de James Conner tuvo 25 yardas en cinco toques de balón, incluyendo una anotación de 10 yardas que empató el juego a 30 con 4:10 por jugar.

A la baja

La defensiva contra el juego aéreo

Philip Rivers atacó constantemente a esta defensiva durante todo el partido. Permitieron 299 yardas por aire y no pudieron generar entregas de balón. En el primer cuarto permitieron un pase profundo de anotación de 46 yardas.

El resto de la ofensiva aérea de los Steelers

Si quitamos la producción de Antonio Brown, el resto de los Steelers se combinaron para 19 completos de 32 pases para 127 yardas. La ofensiva aérea no encontró la forma de generar alguna jugada grande que no fuera dándole el balón al receptor All-Pro

¿Qué sigue?

La visita a los Raiders, un equipo que ya está eliminado de Playoffs y que busca el primer pick del Draft NFL 2019. Sin embargo hay una rivalidad histórica entre estas franquicias e históricamente nunca ha sido fácil ganar en Oakland.

Advertising