Los Steelers caen en Cleveland 21-7

La racha de triunfos de los Steelers ha llegado a su fin. Este jueves el equipo de Mike Tomlin cayó ante unos Browns que sólo habían ganado un juego en casa, en parte a que la ofensiva tuvo uno de los peores días de la temporada.

¿Qué se puede destacar?

Una vez más la defensiva mantuvo a este equipo con vida

Si, a pesar de que no se generaron entregas de balón, los Steelers se mantuvieron con vida gran parte de este juego gracias a que la defensiva fue eficiente, sobre todo en el juego por tierra. El acarreo más largo de los Browns fue de 12 yardas y la ofensiva de Cleveland sólo pudo convertir 6 de 16 terceras oportunidades.

A pesar de permitir dos pases de más de 40 yardas, el promedio de yardas por jugada del rival fue de 4.3, lo cual habla de buena actuación defensiva. Desafortunadamente se fue la primera vez en nueve juegos que esta unidad no tuvo una intercepción o recuperó un balón suelto.

¿Qué salió mal?

Nota: no voy a tocar el tema que ocurrió en los segundos finales de este encuentro. Mi análisis se enfocará a las jugadas, no a temas ajenos al planteamiento del juego.

Mason Rudolph

El quarterback de los Steelers tuvo el peor partido de la temporada, completando 23 de 44 pases para 221 yardas, con una anotación pero cuatro dolorosas intercepciones que terminaron las aspiraciones de los Steelers en este juego.

Es cierto que sufrió una presión constante de la defensiva de Cleveland, la cual generó 4 sacks, sin embargo Rudolph tiene que ser mucho más cuidadoso con el balón, de lo contrario este equipo no va a ganar muchos juegos más. Las intercepciones que más pesaron fueron las dos que lanzó en el último cuarto, una de las cuales el rival capitalizó en siete puntos.

Terceras y cuartas oportunidades por una yardas por avanzar

El ataque de los Steelers fue terrible en este tipo de situaciones. En este duelo tuvieron 5 situaciones en las que necesitaban una yarda para mantener con vida una serie ofensiva, ya sea en tercera o cuarta oportunidad, y el equipo convirtió tan sólo una de ellas. De hecho los Steelers son el peor equipo de la NFL en esta categoría, logrando sólo 4 de 16 en todo el año.

Falta de balance en el ataque

Entiendo que la lesión de James Conner cambió el plan de juego del equipo, sin embargo sólo un 25% de las jugadas ofensivas de los Steelers fueron acarreos, 16 de 64. Una de las claves para que la ofensiva funcione es evitar poner presión de más sobre Mason Rudolph, y el equipo falló en este departamento, en donde por gran parte del juego no contó con JuJu Smith-Schuster y Diontae Johnson, quienes salieron lesionados.

El MVP del juego

Cam Heyward - DT

Toda la defensiva tuvo un gran juego, considerando las circunstancias. Sin embargo Heyward fue de lo más destacado ya que ganó la mayoría de las batallas contra la línea ofensiva de los Browns y evitó que Cleveland pudiera establecer un ataque ofensivo constante, limitándolos a tan sólo un promedio de 3 yardas por acarreo.

¿Qué sigue?

El equipo tendrá 10 días para preparar su siguiente juego, una visita a los Bengals, el único equipo que hasta este momento aún no gana un juego en la Temporada NFL 2019. Los Steelers ya derrotaron a Cincinnati este año 27-3 en la semana 4.

Advertising