Historia y presente

Guillermo Herrera Márquez

La mesa está puesta para atestiguar el domingo uno de los mejores partidos de la temporada, no solamente de la séptima jornada siete cuando los Pittsburgh Steelers reciban la los Minnesota Vikings, uno de los cuatro equipos invictos luego de seis partidos.

 

Si bien es cierto que este duelo está cargado de una fuerte dosis de historia, ambos conjuntos son equipos que pasan por un gran momento y que garantizan un duelo de gran calibre, donde será por demás interesante ver a Brett Favre enfrentar a una salvaje defensiva como la "Nueva Cortina de Acero".

 

De maravilla le ha sentado el paso del tiempo al conjunto de Mike Tomlin, ya que los Steelerspoco a poco encuentran ritmo y ejecutan su plan de juego a la perfección, con control del reloj y con una defensiva que no permite concretar a los rivales en tercera y cuarta oportunidad. Cada semana el equipo se muestra más sólido y conjuntado, tal y como estuvo en 2008.

 

La muralla defensiva de Pittsburgh he mejorado mucho para contener la carrera, son los segundos mejores de la liga y eso ha obligado a los contrarios a lanzar reiteradamente, tratando de aprovechar las ausencias de jugadores del perímetro donde son los décimo segundo mejores, pero que con la adición la semana pasada de Troy Polamalu hanrecuperado a su líder.

 

A pesar de que los Vikingsmarchan con marca perfecta de 6-0 no han enfrentado a rivales de la jerarquía de los Steelers, los equipos a quienes han derrotado tienen marca en conjunto de 11 victorias y 23 derrotas lo que denota que han sometido a equipos sencillos, incluso dos de ellos tienen marca de 1-5 y San Luis que no conoce la victoria.

 

Brett Favre enfrentará este domingo una batalla muy hostil en el Heinz Field, ya que los pupilos de Tomlin son agresivos por naturaleza ante pasadores contrarios y aunque no tienen estadísticas impresionantes si saben hacer daño, prueba de ello es que han ligado tres triunfos de manera consecutiva.

 

Hasta el momento su línea ofensiva le ha brindado buena protección a Favre, pero en este partido no se espera la misma dinámica, Steelerses experto en poner presión en hacerle pagar el precio a los quarterbacks y sobre todo que por su esquema 3-4 son impredecibles, lo mismo cargan por el lado interno que por el externo del tackle, o bien con los esquineros, lo que mucho dificulta las lecturas de los mariscales de campo.

 

El ataque de Pittsburgh es de respeto, en su más reciente duelo superaron las 500 yardas, 400 por aire y más de 100 por tierra lo que refleja que saben mover las cadenas; incluso se ha convertido en una ofensiva muy equilibrada, basta con mencionar que de 74 jugadas ofensivas la semana pasada 36 fueron por tierra y 35 por pase.

 

El aspecto donde Tomlin deberá demostrar que han mejorado es en la cuestión de entregas de balón, ya que en ese rubro si han tenido errores costosos los cuales se reflejan en el marcador y moral del resto del equipo, por ahora tienen un déficit de -4 el cual urge mejorar si es que se quiere llegar en buena forma al final de la campaña.

 

Si bien es cierto Steelers y Vikingsson dos cuadros con historia, tienen un presente muy halagador que nos garantiza que el partido que libren el domingo en el Heinz Field será una lucha sin cuartel y con grandes emociones para los aficionados al deporte de las tackleadas.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising