¿Bajará la presión la segunda vez?

Traducido por Nicole Platos

Para los dos equipos afortunados por estar todavía jugando en febrero, es una ventaja tener un quarterback con experiencia en el Super Bowl, porque una persona tiene que vivirlo para entenderlo.
 
Es todavía football, sigue teniendo 15 minutos en cada cuarto, pero es diferente a cualquier otro partido en cualquier otro nivel.
 
Por ejemplo, durante los otros partidos de la NFL – desde la pre-temporada hasta la temporada regular, incluso hasta los campeonatos de conferencia – los equipos calientan antes y luego vuelven al vestuario durante un corto rato antes de volver para lanzar la moneda al aire y después comenzar con la patada inicial.
 
En el Super Bowl, el tiempo entre los calentamientos y la patada inicial se extiende hasta una hora, lo cual es tanto tiempo que los jugadores seguramente necesiten otro rato de estiramientos y calentamiento para estar preparados como antes.
 
Y luego está el descanso, que dura 12 minutos para todos los partidos menos para el Super Bowl. En el Super Bowl XLIII, en el concierto del descanso estará Bruce Springsteen, y solo en montar y desmontar el escenario se tardará mucho más de esos 12 minutos.
 
Y, está la presión.
 
"Nunca se me han quitado," dijo Ben Roethlisberger acerca de los nervios que ha experimentado en el Super Bowl. "Fue una locura porque si me pongo nervioso para un partido, normalmente se me quitan después de la primera jugada. Para el Super Bowl nunca se me quitaron. Creo que mi rendimiento lo mostró."
 
El rendimiento de Roethlisberger si que mostró algo, porque después de llevar a la ofensiva a victorias en tres de los partidos de los playoffs en la AFC – en Cincinnati, en Indianapolis y en Denver – él completó 9 de 21 pases sin touchdowns, y dos intercepciones en el Super Bowl XL. Tuvo una media de 22.6 pases en el partido, la más baja de su carrera en todos los partidos en los que no se tuvo que retirar por lesiones.
 
"Tienes nervios y te sientes débil. Es difícil de explicar," dijo Roethlisberger de su experiencia anterior en el Super Bowl.
 
Es posible que los Steelers acaben teniendo una ventaja extra por la experiencia que tiene Roethlisberger en el Super Bowl, y tiene que ver en como jugó en ese partido.
 
Las estadísticas de arriba cuentan cómo fue la historia matemáticamente, y las pruebas visuales se pueden encontrar en los vestuarios de los ganadores en el Ford Field, donde los jugadores estaban celebrando su triunfo mientras Roethlisberger se sentó durante un rato en su vestuario solo, con la cabeza entre las manos.
 
Hay muchas cualidades, tanto físicas como mentales, que hacen de Roethlisberger uno de los mejores quarterbacks en la NFL, y una de ellas es su competitividad. Ello se demuestra por cómo se acuerda de que no jugó bien aquel día en el Ford Field contra los Seattle Seahawks.
 
"Espero que si," contestó Roethlisberger cuando fue preguntado si cree que su segundo viaje al Super Bowl será más tranquilo que el primero. "Creo que la cosa más importante es que este es mi quinto año. Aquel fue mi segundo año, y todo era todavía un torbellino. Espero que el hecho de estar aquí cinco años y más el ser un veterano me ayudará."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising